Las crónicas de la bestia: 19 de diciembre

Las crónicas de la bestia: 19 de diciembre

¿Qué tiene el ambiente de mi furgoneta de caza que me da tanta paz? El olor a pureza. La sangre de los sucios que han atormentado este mundo ha fluido por el desagüe de esta furgoneta. Solo al pasar por este vehículo su sangre se purifica y, consecuentemente, el mundo que nos rodea. Uno podría pensar en ello como un triturador de basura para la mejora del mundo. Se sube un pederasta, un predador, un acosador…. Y el mundo exterior se vuelve más pacífico.

Parsley SantaEstoy aquí, en el trono de mi baño de sangre, ahora más limpia que cuando salió del concesionario. El olor a lejía se instala en mis fosas nasales, acentuado por el olor a cuero limpio del asiento delantero y del panel del salpicadero.

Después de haber investigado al Sr. Boris Pasternak, sigo aquí, vigilando su apartamento de Lynn Shore Drive. Los niños de los hospitales a los que visita le conocen como Santa Claus y yo pretendo regalarle un viaje en mi furgoneta hasta su Laponia natal. Los orígenes de Pasternak son eslavos y judíos; Pasternak significa «nabo blanco» o «perejil». Sr. Perejil de todas las salsas, dentro de poco condimentarás una muy especial.

No importa cuántas personas elimine de este miserable planeta en un intento de purificación; siempre parece que hay alguien dispuesto a tomar su papel. Son como bacterias, alimentándose en la comunidad como una plaga invisible. Descomponiéndose en pus que debe ser supurada de la estructura de la sociedad. ¿Puede ser posible educar este deseo de dañar niños? Sé que para algunos es sin querer: un ataque de rabia, una palabrota en un momento de máximo estrés… Pero esos no son a los que doy caza. Los animales que cazo son los que pregonan su objetivo y llevan a cabo su propia metodología en sus acciones. Un plan que siguen durante largos periodos de tiempo para nada más que su propio disfrute personal.

A pesar de que disfruto de mi trabajo, el cansancio comienza a hacer mella en mí. No soy más que una persona que intenta deshacerse de mucho daño en el mundo. Creo que las vacaciones aumentan mi fatiga.

La bestia permaneció mirando por la ventana mientras un rollizo y alegre hombre salía por la puerta principal del edificio de apartamentos, llevando consigo una bolsa beige que, sin lugar a dudas, rebosaba pequeños regalos.

La parte triste es que muchos niños estarán contentos de verle. Muchos niños que necesitan un estímulo para estar sanos de nuevo. Pensemos en esto de forma lógica: ¿un hombre rollizo y alegre (que seguramente no consiga nada donde lo necesita) brincando entre un puñado de renos y tratando de pasar tiempo con niños? Se masca la tragedia desde la distancia.

Creo que va siendo hora de picar algunas hierbas.

La bestia encendió el motor de la furgoneta y siguió la Camry azul que salía del aparcamiento.

Acerca de Las crónicas de la bestia

El legado de la bestia (The Steel Van Man) es un thriller publicado en diciembre de 2013 sobre un asesino en serie que da caza a aquellos que abusan de niños. Puedes conseguir el libro completoaquíLas crónicas son la continuación diaria de la bestia desde su punto de vista mientras continúa con su vida diaria.

Leave a Reply

Like My Blog?

If you like my blog, please help spread the word below!

Subscribe
 

First Name
Last Name
E-mail:*